América,  Estados Unidos Oeste

Costa de Washington y Oregon

Comencé el viaje por el oeste de Estados Unidos una madrugada de Seattle. Cerca de 7 am pedaleé con Alan hasta el puerto y crucé en ferry hacia el pueblo vecino de Bremerton, y a las 9 am ya estaba pedaleando en direccion sudoeste en el estado de Washington, bajo una lluvia bastante intensa que no me dejó avanzar más que 60 km el primer día. Mas allá de esto, se pudo disfutar este tramo de rutas que atraviesan fiordos y bosques muy húmedos, y sumado a la motivación del primer día de pedaleada, hicieron un gran inicio de viaje. La primer noche acampé en el parque estatal Potlach, tarea complicada bajo la cantidad de agua que caía. El parque estaba cerrado por invierno por lo que no disponía de ningún servicio, pero esto era una buena para el bolsillo.

Washington style
Acampando en Potlach State Park

La siguiente noche, después de otra jornada lluviosa y unos 90 km, llegué a Aberdeen, un pueblo portuario ya cerca de la costa Pacífica, donde me hospedé en la casa de Ralph, otro host de Warmshowers. Después de dos días de lluvia sin pausa, esta parada para secarse, ducharse, y compartir una cerveza fue increíble.

A propósito de Warmshowers, esta es una plataforma donde personas que en general comparten la pasión por la bicicleta ofrecen/solicitan hospedarse en un hogar y tener la posibilidad de, como su nombre indica, una ducha caliente. Además, es una gran oportunidad para compartir experiencias, consejos, y conocer gente interesante. En este viaje tuve la fortuna de pasar prácticamente la mitad de las noches en lo de algún anfitrión de Warmshowers, y la otra mitad acampando, y de poder decir que todas esas experiencias fueron mucho mejores de lo que podría haber esperado.

Volviendo a la ruta, el día siguiente recorrí los primeros kilómetros de costa pacífica, tomando la ruta más larga, pero menos transitada y más escénica (105). Aprovechando que la lluvia había parado, hice una parada en la playa del Twin Harbors State Park, para continuar y llegar por la tarde a Raymond.

LLegando al Pacífico por la ruta 105

Raymond es un pueblo portuario, situado en la costa del estuario del rio Willapa. Previo a la entrada del pueblo, me alojé en la granja de Ian y su comunidad, donde me quedé dos noche para descansar de la lluvia y compartir un poco de la cotidianeidad de ese grupo de personas increíbles que me recibieron de la mejor forma.

Al siguiente día, después de pasar Raymond, retomé la ruta 101 hasta South Bend. En este pueblo tomé una ruta alternativa de ripio que sube un cerro y vuelve a salir a la 101 en la costa, buena alternativa para dejar un rato el asfalto y el tránsito, y adentrarse un poco más en el bosque lluvioso. A la tarde llegué al famoso gran puente de 8 km que cruza el rio Columbia para llegar a Astoria, dejando atrás el estado de Washington y entrando en Oregon. Cerca de Astoria, sobre la costa, acampé en el parque estatal Fort Stevens, muy lindo parque con instalaciones impecables y sitios Hiker/Biker. Los parques estatales de Oregon sí estaban abiertos, costando 8 usd por noche para ciclistas.

Puente Washington/Oregon (8 km!)

Los días siguientes fueron de los mas espectaculares paisajísticamente en la costa. En primer lugar las lluvias ya eran mas esporádicas, y hasta pude ver el sol! Además, la parte norte de la costa de Oregon tiene constantemente cerros que caen al mar (lo que implica también subidas y bajadas constantes), y muchos monolitos de roca volcánica en el agua que forman paisajes tremendos. Entre los pueblos más destacados de este tramo están Canon Beach y Manzanita.

Canon Beach

Esta costa tiene continuamente parques estatales donde se puede acampar, y una buena infraestructura para los ciclistas: la Oregon Coast Bike Route. Aunque transcurre principalmente por la ruta 101, con bastante tránsito vehicular, en algunos tramos toma caminos secundarios muy buenos.

Al final de la primer jornada por la costa de Oregon, tomé un desvío hacia el valle de Nehalem alejándome unos kilómetros de la misma, donde pare en la casa de Brian y María y tuve la experiencia de pasar una noche en una casa rodante, el sueño del pibe. Fue interesante también recorrer algo de los valles que se encuentran hacia el este, muy verdes y con pequeños pueblos de actividad principalmente agropecuaria y paisajes boscosos muy lindos de pedalear.

Al día siguiente, luego de pasar por Tillamook, retomé la costa por la 101. Pasé por varios pueblos con paisajes similares a los recorridos el día anterior, e infraestructura típica de pueblo de veraneo, como Pacific City y Neskowin. Afortunadamente tuve un par de dias soleados en este tramo, buenos almuerzos en la playa, y tremendos atardeceres en el mar 🙂

Pacific City
Neskowin

Para el dia siguiente llegué a Lincoln City, una pequeña gran ciudad a la que llegué de noche, y donde paré en el Devils Lake Park. Al día siguiente, una tormenta importante me dejó avanzar sólo hasta Newport, un pueblo a unos 45 km donde por suerte paré a secarme y disfrutar una cena bien portuaria en lo de Michael, un fenómeno.

Siguiendo por la 101, los principales pueblos estan ubicados en la desembocadura al mar de grandes ríos. Pasé por Waldport, Florence, Reedsport y llegué a North Bend-Coos Bay, esto en dos días consecutivos. En esta zona la orografía de la costa cambia, y existe una extensa zona de dunas: Oregon Dunes National Recreation Area. También se puede acampar en varias de estas áreas, pero el sistema es distinto a los parques estatales, con reserva previa. En mi caso, acampé libre en alguna zona de tierras públicas, resguardado en algún bosque lindante con la ruta.

Las dunas de Oregon

Una vez en Coos Bay, ya habiendo tomado la decisión de abandonar la costa y girar hacia el este, me desvié hacia el pueblo de Coquille, donde me alojé con William y le termine de dar forma al nuevo plan de ruta.

Esta decisión se basó, primero, en que debía tomar el vuelo de vuelta a Argentina desde Las Vegas, y yendo por la costa de California hasta Los Angeles (el plan original) no iba a llegar pedaleando hasta Las Vegas. Además, no hay buena conexión por transporte terrestre entre LA y Las Vegas. Por otro lado, cruzar la cordillera de las Cascades por Oregon me permitiría, además de continuar por Nevada y llegar a Las Vegas, poder pedalear un poco por las montañas 🙂

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.