Asia,  Malasia

Kuala Lumpur-Singapur

Primer tramo por Malasia

5 días, 625 km, 4000 m desnivel.

Mapa de la ruta en GAIA.

Video de este tramo en Youtube, resumido junto con algunas imágenes de mi paso por Singapur.

Luego del viaje en bicicleta por Nepal, y descartado el plan de cruzar a India y seguir hacia el sudeste asiático debido a cierres de fronteras terrestres por pandemia de COVID-19 y guerras civiles, la única opción de salir del país era volando. Y así fue, hacia el primero de los países del sudeste asiático que abría sus fronteras al turismo, por supuesto aún con necesidad de vacunación y varios test, pero nada que impidiera visitarlo.

Primer tramo de la travesía en bicicleta que comenzó en su capital, Kuala Lumpur, continuó hacia el sur por la costa oeste hacia Melaka, y posteriormente hasta cruzar a Singapur.

En esta etapa el viaje en bicicleta fue pausado y lento. Tanto en Kuala Lumpur como en Melaka realicé voluntariados, con el objetivo de poder conocerlas con más detenimiento y, por otro lado, obtener a cambio alojamiento y ayudar a mi economía mientras tanto. Esto me permitió realizar varias pedaleadas en los alrededores, que a continuación detallaré 😉

Kuala Lumpur

Gran contraste pasar de un día en Nepal al siguiente en Malasia, casi de un extremo al otro en la escala de «desarrollo» en el continente asiático. Llegué a un aeropuerto por rutas de tierra y salí del siguiente por enormes autopistas. También gran contraste cultural, Malasia es un país multicultural, con una mezcla (no muy mezclada) de población malay, china e india, y esto a su vez relacionado a la religión, donde podemos ver templos del islam, taoístas, hindúes, budistas y cristianos. Además, era mi primer país del Asia oriental, con todo lo que esto significa.

Principalmente gran cambio en la gastronomía, gran interés del viajante. No voy a detenerme en este punto porque necesitaría un post aparte, pero teniendo tanta variedad de culturas, pueden imaginar la variedad de menúes. Dejando de lado de cocina india, que algo venía experimentando en Nepal, mucha cocina china, con variados platos principalmente basados en pastas (noodles) o arroz, y carne de cerdo, pollo o pescado. Nada de pangolines o murciélagos por estos lados. Y por otro lado la cocina malay, de estilo árabe, y sin consumo de cerdo. En el día a día de los locales es más común comer afuera que cocinarse en la casa, por lo que existen grandes patios de comida en todos los barrios, generalmente separando por un lado cocina india y/o china, y malay.

Patios de comida ó «food courts» en Kuala Lumpur

Kuala Lumpur

Enorme y moderna ciudad de rascacielos. Tan grande que podríamos considerar por separado los alrededores como ciudades en sí, y el centro como Kuala Lumpur (KL) propiamente dicha. Yo me alojé en un departamento de Petalin Jaya (PJ), 20 km al sudeste de KL, por lo que ir al centro era todo un viaje por autopistas letales para el ciclismo. Petalin Jaya es una zona residencial, con muchos barrios privados y algunos parques para visitar, pero no turísticamente relevantes cómo para describir.

Varios de los días durante mi estancia en PJ viajé en bicicleta hasta KL. Es una ciudad poco acostumbrada al ciclismo, se ven muy pocas bicicletas en la calle, a pesar de existir algunos pocos recorridos con bicisendas que estarían intentando promover la actividad. Una lástima, teniendo en cuenta que es una ciudad casi sin desnivel, donde la bicicleta sería un buen medio de transporte. Sin embargo, siendo honesto, para ir desde las afueras a KL (o viceversa) aún faltaría infraestructura acorde, ya que por momentos uno se ve obligado a pedalear largos tramos por las autopistas, y no es nada aconsejabe.

Autopistas entrando a KL

Existe también una red de motociclovías al costado de algunas autopistas, que es muy buena opción para los ciclistas. Aunque algunos de los motociclistas no parecieran estar contentos de compartirla, es lo que hay, y preferible a ir en velocidad con autos y camiones. Una vez en KL, con el tráfico más tranquilo, se puede circular bien y aprovechar las bicisendas.

Motociclovías
Algunas bicisendas

Los atractivos de la ciudad son, como es de esperar, principalmente edificaciones. El emblema de la ciudad son las famosas Torres Petronas, que en algún momento sostuvieron el título de rascacielos más altos del mundo. También en los alrededores encontramos la Torre de KL, también una de las torres de telecomunicaciones más altas del mundo. Además de rascacielos, la ciudad tiene otros edificios emblemáticos como los que rodean la plaza de Merdeka o de la independencia, e importantes templos para cada una de las religiones (islamicos, hindúes, taoístas, cristianos…). Además, se pueden recorrer el barrio chino (chinatown), y el barrio indio (little india).

Las Torres Petronas
Merdeka Square, la plaza de la independencia

Al norte de KL se encuentran las Batu Caves, unas cuevas dentro de una imponente formación rocosa que emerge del llano. Dentro de la cueva principal se encuentran varios templos hindúes, se puede acceder subiendo una colorida y concurrida escalera, y la entrada es gratuita. Mi visita a las Batu Caves tenía otro objetivo, conocer el sector de escalada en roca de las mismas. Después de visitar el templo, y luego de un rato averiguando donde estaba, lo encontré. En el lado opuesto a las cuevas, rodeando unos 4 km de roca, llegué al muro y pude tener el primer contacto con la escalada asiática 🙂

Batu Caves

Kuala Selangor

Desde Kuala Lumpur, en un viaje de un día, pedaleé hasta la costa oeste de Malasia. Uno de los puntos más visitados es Kuala Selangor, un pequeño pueblo a unos 80 km de KL, 65 desde mi lugar en PJ. Es una linda ruta para pedalear, ya alejándose del tráfico de la ciudad y recorriendo rutas tranquilas, pasando por pequeños pueblos y grandes plantaciones de palmeras. En mi caso hice la ida por adentro, y la vuelta recorriendo algo de la costa hacia el sur.

La ruta a Kuala Selangor

No hay que esperar la playa paradisíaca que uno imagina del sudeste asiático. La costa oeste de Malasia, en lo que se conoce como el estrecho de Melaka, tiene varios estuarios de ríos marrones cargados de sedimentos, manglares, y playas de agua turbia que no motivan mucho bañarse. Aún así, esta bueno visitarlas, recorrer algún manglar en busca de cocodrilos…y no mucho más, la verdad es que no son un gran atractivo turístico.

Kuala Selangor Reserve

El día consto de unos largos 140 km de bicicleta, una parada de unas horas para comer algo en Kuala Selangor, subir a la pequeña colina con vista al estuario (Bukit Melawati) y recorrer en bicicleta los manglares del Kuala Selangor Nature Park. Luego de eso, recorrí unos 10 km por la autopista de la costa para llegar a Jeram, donde paré en la playa Pantai Remis a contemplar un rato. Marrón y todo, mi primer contacto con el Océano Índico 🙂

Pantai Remis

Melaka

Templo taoísta en la costa oeste de Malasia

Aproximadamente unos 150-170 km (dependiendo la zona) separan Kuala Lumpur de Melaka (o Malacca), por la ruta más corta. En este tramo de la pedaleada, me desvié prematuramente hacia la costa para hacer una variante unos 20 km más larga, pero más interesante. Después de salir del tráfico de autopistas de KL, el camino sigue por rutas mas tranquilas, de un carril, que van pasando por diferentes pequeños pueblos y grandes plantaciones de palmeras. Siempre asfalto, buenas condiciones, y muy poco desnivel, que permiten sumar km rápidamente. Lo que no juega a favor es la temperatura y la humedad, que hacen necesario pedalear de mañana y de tarde, parando unas horas al mediodía para escaparle un poco al sol.

La ruta costera hacia Melaka

Hay muchas combinaciones de rutas posibles, y es necesario el GPS para no desviarse. Aún así, le erré un par de veces en bifurcaciones en las que no estuve atento al teléfono, teniendo que volver. Además, si se utiliza el modo ciclismo en el mapa, por un lado esta bueno porque traza una ruta por los caminos menos transitados y evita autopistas, pero a veces exagera un poco y se quiere aventurar por caminos internos de plantaciones de palma que son intransitables. Una vez aprendido esto, en general opté por trazar la ruta para automóvil. Antes de haber aprendido esto, me hizo recorrer unos 20 km extra, sumados a los 110 planeados para el primer día, por lo que fue una dura jornada.

Las rutas de ciclismo del mapa…

Como recompensa, llegué justo para ver el atardecer sobre el océano en Port Dickson, un pueblo de playas de arena blanca y agua marrón (cómo toda esta costa). Siguiendo la recomendación de un local, pernocté en la misma playa, en una zona de acampe libre muy buena donde, siendo sábado, estaba lleno de gente de fiesta. La fiesta terminó a media noche cuando llegó la típica tormenta torrencial de casi todos los días, hermosa para descansar y ver desde la carpa.

Atardecer en Port Dickson
Camping libre en la playa

Día siguiente, después de unos 70 km pedaleados más tranquilamente por una ruta que va cercana a la costa y atravesando los ríos que van llegando al mar…llegué a Melaka por la tarde. Finalizado este tramo, me alojé en el hostel donde haría un par de semanas de voluntariado con Howard y su familia, un fenómeno que además me ayudó a tunear a La Furia (mi bicicleta) para las rutas futuras 🙂

La multiculturalidad de Malasia

Melaka es una ciudad turística muy interesante, con un casco histórico de estilo europeo que muestra su pasado colonial portugués, la clásica «Jonker street» que se transforma en un gran mercado callejero principalmente de gastronomía chino-malay o «nyonya» (Malacca y toda la costa oeste tienen gran porcentaje de población china), un lindo paseo por la ribera del río Malacca, y paisajes portuarios en la costa del estrecho homónimo.

Centro de Melaka
Jonker Street
Puestos en Jonker Street

Un par de semanas en la ciudad descansando, pedaleando los alrededores (la costa del estrecho de Melaka, la ciudad y algunos cerritos hacia el interior), conociendo mucha gente interesante, y preparando la siguiente etapa: destino Singapur 😉

La mezquita flotante, en el estrecho de Melaka

Una mañana salí hacia Singapur, saliendo desde Melaka por la costa. Buena ruta, con buenas banquinas en general, y un paisaje algo monótono. No es una ruta particularmente escénica, excepto un par de puntos donde se acerca a las playas, generalmente de rocas y de características como las que venía mencionando en la costa oeste.

Entrando al estado de Johor

La primer ciudad en esta ruta (la ruta 5) es Muar, que la pasé al mediodía recorriendo sólo un rato el centro, y la siguiente es Batu Pahat, a 100 km de Melaka. La ciudad no está en la costa, y no tiene muchas facilidades para pernoctar, excepto hoteles de precios elevados. Llegué de noche y sin mucha idea de donde parar, pero mirando el mapa vi que había un sitio de acampe en una playa media escondida, a 10 km de la ciudad. Encaré este tramo de noche, parecía todo medio turbio, ni una luz, zona pesquera/industrial…pero al llegar tuve la sorpresa de encontrarme con una playa de rocas y una pequeña costanera bien organizada, donde había gente pescando y pasando el rato, e incluso hasta con reparo para cocinar bajo la lluvia que no tardó en aparecer. Un lujo.

El acampe costero

Para el siguiente día me quedaba el tramo hasta Johor Bahru, la siguiente gran ciudad, y la última antes del puente a Singapur. Otro tramo de unos 110 km, para llegar a un pueblo poco antes de Johor Bahru, donde me alojé en lo de Laile, el primer anfitrión de Warmshowers que encontré disponible por Malasia (no hay muchos por acá). Un genio, buenas charlas, buenas comidas (en restaurants, casi nada de cocina en el hogar para los malayos), y un buen descanso para encaminarme la mañana siguiente hacia mi primer frontera internacional en Asia en bicicleta, Singapur.

Entrando a Singapur

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.