América,  Estados Unidos Oeste

Reno a Las Vegas (Nevada y California)

Esta etapa fue quizás la más particular del viaje por el oeste de Estados Unidos. No es frecuente que alguien pedalee las rutas de Nevada, y menos en invierno, claro. Creo que se asemeja a la Patagonia Argentina, donde el turismo en general apunta a la zona de bosques y lagos de la cordillera, desconociendo lo que la zona de estepa tiene para ofrecer. El «desierto» es sinónimo de vacío, pero también el desierto es sinónimo de resistencia. Hay vida, quizás menos, o menos visible, pero más resistente, con colores y olores intensos, y cielos nocturnos abiertos e increíbles. Toda esta combinación hace a estas rutas muy lindas de pedalear, al menos para mí, por lo que disfruté esta etapa entre Reno y Las Vegas tanto como las rutas previas entre costa, bosques y montañas.

Llegué a Reno por la tarde después del viaje en tren, y pude pedalear un poco por la ciudad, atravesando el centro luminoso y lleno de casinos, desde la estación hasta la casa de Nick y Carrie, de Manzanita Cycles, que me recibieron con una tremenda pizza y unas cervezas, compartimos muy interesantes charlas hasta la noche, y me ayudaron a preparar el retorno a la ruta.

Centro de Reno

El día siguiente amaneció con la ciudad cubierta de nieve, lo cual por momentos amenazó la vuelta a la ruta, pero como a media mañana dejó de nevar y la acumulación no era mucha, emprendí viaje hacia Carson City por la 395 ALT. Linda pedaleada, con las rutas y todo el paisaje pintado de blanco. Pasando Carson City tomé la ruta 50 hacia el este, parando en el Dayton State Park.

La madrugada en Reno
Ruta a Carson City

La idea de esta parte del viaje era tomar la ruta 95, alejándome un poco de la cordillera donde las nevadas eran más intensas. Desde Dayton se puede seguir hasta Silver Springs y girar en la 95 ALT que finalmente desemboca en la 95. Sin embargo, buscando cortar y salir de las rutas principales, intenté seguir un camino rural que el mapa sugería. Éste camino estaba cerrado por una tranquera de campo privado, pero una paisana de la zona me comentó de un camino que «subía el cerro y bajaba directo a la ruta».

Tomar ese camino fue de las peores decisiones del viaje. El paso era alto y llegada cierta altura me encontré con mucha nieve, me llevo todo el día subirlo y, para no dormir arriba (porque venía más tormenta) tuve que seguir caminando/pedaleando unas 4 h de noche, finalmente bajando un poco y evitando la nieve. Al día siguiente me quedaba toda la mañana hasta la ruta, sumando que quede atascado un buen rato en caminos de barro y arena en los que no se avanzaba ni siquiera caminando. En fin, cosas que pasan por querer tomar atajos en Nevada…nevada. Aún así, excelentes paisajes desde arriba 🙂

Cortando camino…
Alargando camino…

Salí pasado el mediodia a la 95 ALT, y pedaleé hasta unos km pasando el pueblo de Yerington, donde acampe cerca de la ruta. En esta zona la poblacion ya es mucho menor, con algunos pueblos rurales como Yerington y hacia el sur avanzando por la 95 algún que otro pueblo minero, distanciados en general por tramos de 100 km. Esto hace necesario aprovisionarse de comida y agua en cada uno de ellos.

Atardecer cerca de Yerrington

El día siguiente, ya en la 95 principal, pase por el lago Walker, lindo lago encajonado entre dos cordones montañosos y en una zona ya bastante árida, y luego por el pueblo de Hawthorne, sede de una gran base de la armada. Nuevamente unos km después del pueblo, y ni bien cayó el sol, arme carpa en el lugar menos visible posible cerca de la ruta.

Las noches en esta zona de gran altitud y bastante áridas, sumado a que ya eran mediados de diciembre, fueron bastante duras, con temperaturas de varios grados bajo cero por la noche, que tampoco levantaban mucho durante el día. Creo que lleve un bidón de 5 litros de hielo casi una semana sin poder derretirlo.

Amaneciendo en el desierto

Pasando Hawthorne el paisaje es bastante desolado. Inmenso y hermoso, además cubierto de nieve completamente en ese momento, y no hay más que un par de poblados, como Mina, que parecen ser viejos puntos de minería en los que no hay nada en cuanto a provisiones. Así que cuando hay una oportunidad, hay que prepararse con comida y agua para dos o tres días.

Rutas del norte de Nevada
Ex parajes en las rutas de Nevada
El hotel

El siguiente pueblo fue Tonopah, también un viejo punto histórico de la mineria de oro, y uno de los más grandes en esta ruta, donde se pueden encontrar varios servicios, con una arquitectura típica del «lejano oeste» en muchas edificaciones. La llegada a este pueblo coincidió, un poco calculadamente, con un compromiso personal que requería una habitación y conexión wifi, por lo que por primera vez me hospede en un motel, del típico barato de costado de ruta. Por supuesto que en toda esta ruta, casi hasta cerca de las Vegas, no hay ningún usuario de Warmshowers. Esta parada, más allá de haber sido conveniente por dicho compromiso, fue el descanso con ducha caliente perfecto en la mitad de camino.

Tonopah

Pasando Tonopah la ruta comienza a bajar, pasando por Goldfield, otro pueblo minero más chico y pintoresco también de estilo lejano oeste, y luego llegando a Beatty, también similar, nuevamente con servicios y provisiones. Entre Tonopah y Beatty, son unos 160 km casi completamente de descenso que se pueden hacer en un dia largo o dos cortos. Yo opté por la segunda opción, estirando hasta el mediodia el descanso en Tonopah. En el medio acampe nuevamente cerca de la ruta, ya con temperaturas más agradables y por primera vez fuera de la nieve.

Goldfield

Desde Beatty restarían menos de 200 km por la 95 hasta Las Vegas. Pero en éste punto me desvié hacia Death Valley National Park, en California. Desde Beatty comencé a subir el cordón montañoso que separa en este tramo la ruta 95 del parque. Después de un acampe casi al final de la subida, a la mañana siguiente ya estaba disfrutando el tremendo descenso de 20 km hasta la gran depresión por debajo del nivel del mar que el parque representa.

Ahora sí, buen clima para pedalear en invierno, teniendo en cuenta que se trata del lugar que registra las temperaturas más altas en todo el planeta durante el verano. En el primer día tomé varios desvíos de la ruta principal (190), para conocer alguno de los principales atractivos, como las mesquites dunes, o artist drive, con un duro ascenso pero paisajes espectaculares como recompensa. A la tarde volví hacia la zona de Furnance Creek para acampar en Texas Spring campground, de vuelta en la 190, donde se encuentran otros puntos importantes del parque, y además es el camino hacia Pahrump, mi siguiente destino, de vuelta en Nevada.

Artist drive, Death Valley National Park
Texas Spring. Por fin un fueguito 🙂

La mañana siguiente emprendí camino hacia Pahrump, deteniéndome un rato en el espectacular mirador Zabrinsky Point, y retomando la larga subida de aproximadamente 1000 m de desnivel positivo y 100 km hasta Pahrump. En esta época pueden haber fuertes vientos y un poco de lluvia en esta zona, y ese día fue uno de esos casos, por lo que la llegada a Pahrump se demoró hasta bien entrada la noche.

Zabrinsky point

En este pueblo rural muy tranquilo paré por primera vez desde Reno con alguien de Warmshowers, Donna y Roger, donde descansé un día después de la pedaleada intensa y aproveché para compartir con ellos de la víspera de Navidad, con una linda experiencia en un almuerzo comunitario.

El día de Navidad retomé el camino hacia Las Vegas, por la 160, una ruta que también tiene unos 800 m de desnivel en algo asi como 80 km, y tiene buena ciclovía/banquina. Antes de llegar al punto más alto acampé en Lovell Canyon, un área de recreación nacional, donde se puede acampar libre. Espectacular.

El dia siguiente arrancó con un rato de subida hasta el paso por Spring Mountains, y siguió con una linda bajada hasta Red Rock Canyon, unas interesantes formaciones coloradas, famosas por la escalada. Después de pedalear parte del circuito de Red Rock, continué hasta Las Vegas, destino final! En la ciudad paré en la casa de Doug y Sheily, en la zona norte de la ciudad.

Red Rock National Recreational Area
Las Vegas norte

Faltaba casi una semana para el vuelo de vuelta de regreso, por lo que aproveché para hacer un par de cosas más por la zona, además de pedalear un par de días por la ciudad y prepararme para el viaje. Primero, ir a conocer el objetivo principal del fin del itinerario: Grand Canyon National Park. Dado que llegar en bicicleta desde las Vegas al South Rim del parque hubiera necesitado de dos semanas más, la visita la hice en auto. Increíble lugar, impactante, majestuoso, de los que te dejan un rato congelado. Valió la pena el viaje relámpago, más allá de estar una tarde y recorrer solo parte del rim trail.

Grand Canyon National Park, South Rim

Luego de volver a Las Vegas, pedaleé hasta Valley of Fire State Park, muy buen lugar a unos 90 km al noreste de Las Vegas, donde acampé antes de volver a la ciudad, ahora sí, para darle cierre a este viaje, el 1ro de enero. Mas que feliz año nuevo!

Valley of Fire State Park

Faltaba un poco de ciclismo urbano, recorrer Las Vegas Strip de noche y de día…y a volar de regreso 🙂

Las Vegas Strip
Las vegas Strip en la negrita 🙂

Hasta la próxima ruta!

2 Comentarios

  • Mayra

    Hermoso trip! Lleerte fue sentir que viaje con vos un rato al empatizar en cada sensación que nos compartiste. Esa negrita se lleno de aventuras y te lleno de alegrías. Siempre hay mas mas y mas, esta es la puntita del iceberg de semejante viaje que nos mostraste, que bueno que se vienen mas aventuras! Gracias por el contagio y recordarnos lo lindo que es hacer realidad los sueños!!! Feliz comienzo rotoneta 🙂 y que el viajar nos llene de luz siempre!! <3

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.